11
AGO
2017

2º Estudio ¿Qué sabemos de perros?, año 2017

Un año más en Espacio Ítaca publicamos nuestro estudio ¿Qué sabemos de perros?, en el que analizamos la convivencia entre las personas y los perros.

 

El año pasado publicamos el primer estudio ¿Qué sabemos de perros? de Espacio Ítaca, el cual atrajo la atención de varios medios y su cartel fue presentado al Congreso Internacional de la Pet Dog Trainers of Europe PDTE obteniendo el premio al mejor cartel presentado, valorando el interés que tiene la investigación de la convivencia para ofrecer las soluciones educativas más adecuadas.

 Este premio dio paso a la incorporación de Raúl Hueso Miguel, Educador Canino de Espacio Ítaca, como miembro de esta prestigiosa asociación internacional que incluye a los/las mejores y más respetuosos/as profesionales del mundo canino, con miembros de 25 países.

 

 La experiencia tan positiva de realizar el ciclo formativo, evaluar la convivencia y conseguir grandes éxitos con el estudio no nos dejaron ninguna duda, debíamos continuar con el trabajo realizado, pasando a ser un proyecto permanente en Espacio Ítaca.

 

 Entre septiembre de 2016 y junio de 2017 llevamos a cabo el segundo ciclo formativo ¿Qué sabes de perros?, en el que hemos aprovechado para realizar diversos cuestionarios al alumnado participante con el objetivo de evaluar su convivencia con sus animales.

 Este estudio les ofrece los resultados, que nuevamente justifican la necesidad de que las personas aprendamos mucho más sobre los perros, para mejorar nuestra relación con ellos y garantizar su bienestar.

 

“El ser humano debe permanecer en contacto con la naturaleza a lo largo de toda su vida para poder mantener una buena salud mental” Boris Levinson

 

Datos del estudio

El proyecto “¿Qué sabes de perros?” continua con las mismas premisas que en su inicio, que las propuestas estuvieran destinadas a toda la población, con cualquier nivel de formación respecto a los perros y atractivas también para quienes no convivieran con ningún perro e incluso que no quisieran hacerlo.

Y no solo lo hemos conseguido sino que hemos ampliado el público participante en el ciclo, en el que han participado personas de distintas procedencias, personas con diversidad funcional y varios perros guía que han acompañado a sus compañeros y compañeras de vida.

 

En Espacio Ítaca somos especialistas en trabajar uniendo a personas y animales, también a quienes por razones culturales, religiosas, sanitarias, emocionales o de cualquier otra índole, prefieran no tener una relación cercana con animales, pero sí aprender de ellos y saber cómo relacionarse en circunstancias en las que un perro se les acerque por ejemplo.

El proyecto se ha desarrollado desde el 10 de septiembre de 2016 al 18 de junio de 2017. Diez meses en los que se han ofrecido 55 horas formativas, en formaciones variadas aproximadamente cada tres semanas.

 

La edad del público al que estaba destinado el proyecto era a partir de los 16 años. A lo largo de las distintas propuestas formativas han participado personas entre los 17 y los 55 años aproximadamente, datos similares a los del año pasado.

 

Tres personas tuvieron la fortuna de ser seleccionadas en los respectivos sorteos realizados durante el ciclo, a los cuales podía acceder cualquier persona, una de ellas con el premio del ciclo completo, lo que le supuso un premio de 357€ en formación gratuita, y otras dos personas con una de las formaciones gratuitas.

 

El ciclo consistía en 15 charlas / talleres:

  • Seminario de alimentación canina y felina.

  • ¿Qué deberíamos saber de perros? + Cuidados veterinarios que necesitan nuestros perros.

  • Procesos de duelo, ¿cómo afrontar la pérdida de un animal?

  • Me planteo convivir con un/otro animal ¿Qué debería analizar? + Etapas del desarrollo.

  • Comunicación canina.

  • Objetivo felicidad, equilibrar sus necesidades con las nuestras.

  • Introducción a la estimulación, juegos y actividades olfativas.

  • Aprendizaje canino, cómo aprenden los perros y cómo enseñarles.

  • Tengo miedo a pasear a mi perro, cómo superarlo.

  • Perro rescatado y perro adoptado, cómo hacer las cosas de forma adecuada.

  • Paseos caninos, teoría y práctica.

  • Niños/as y animales, cómo conseguir una relación segura y beneficiosa.

  • Mejorando el bienestar de las personas y de los perros de servicio.

  • Me planteo convivir con un/otro animal ¿Qué debería analizar?

  • Etapas del desarrollo.

 

El año pasado se diseñaron 10 formaciones diferentes, por lo que las 15 formaciones de este año suponen un 150% más. Respecto a horas formativas el 2016 ofrecimos unas 18 horas formativas, por lo que las 55 horas formativas de este año suponen un incremento del 300%, una apuesta por nuestra parte para ofrecer más calidad y más formación.

 

 

Respecto a las personas participantes podemos reflejar los siguientes datos:

 

Un 59.64% eran mujeres, respecto al 40.36% de hombres a lo largo del ciclo, aumentando esta diferencia hasta el 75% de mujeres por el 25% de hombres en las formaciones de “Me planteo tener un animal”, “Aprendizaje canino” y “Tengo miedo a pasear con mi perro”.

 Los datos de participación en esas tres actividades reflejan el mayor interés del público femenino en formaciones que tratan aspectos más emocionales y de planificación a largo plazo, tanto de las personas como de los perros.

 

Han participado un 10.84% de personas con diversidad funcional, algunas de ellas con movilidad reducida y otras con diversidad funcional sensorial, en concreto visual, que supusieron un 4.22% y la asistencia en 7 ocasiones de algún perro guía acompañando a sus usuarios/as en las formaciones.

Unos datos que nos enorgullecen, ya que en Espacio Ítaca ofrecemos actividades y servicios inclusivos, destinados a que toda la población pueda acceder a ellos.

 

 

El total de personas que asistieron con su perro, sin contar a los/as usuarios/as de perros guía, en las formaciones prácticas de “Paseos caninos”, fue del 9.04% del total del ciclo, siendo el 77.47% de los/as participantes en esas dos formaciones. Por lo que un 22.53%, aun viniendo sin perro, quiso participar en ellas y aprender de cada uno de los que asistieron.

 Apostamos por la formación y preparación en conocimientos, para poder derivarla luego a la práctica del día a día de cada uno de los participantes, pero los excepcionales resultados de las actividades prácticas nos animarán a incrementarlas en el próximo ciclo.

 

Este año también hemos dado un paso muy grande en cuanto al origen de los participantes, así como el año pasado todos eran de Zaragoza, en esta ocasión hemos conseguido que el 9.04% sean alumnos/as de fuera de la ciudad donde se imparten las formaciones.

Este dato es muy importante ya que quien se desplaza para asistir a una formación es porque ve en ella un beneficio y una elevada calidad.

 

 

Respecto a los datos que ya el año pasado evaluábamos sobre la motivación para asistir a nuestras formaciones, estos son los resultados:

 

Participantes profesionales del mundo animal: 21.08%

Siendo que en 2016 fueron un 9.94% el incremento es del 212%, un dato magnífico que demuestra que las formaciones ofrecidas en nuestro ciclo son elegidas por otros profesionales para mejorar o completar su formación, un dato que demuestra su calidad.

 

Participantes que colaboran con protectoras de animales: 21.08%

 En este caso es al contrario, se ha reducido del 34.25% del año anterior, un 61.54% inferior. Una cuestión que nos preocupa especialmente teniendo en cuenta que de todos estos participantes solamente una sola persona pertenecía a la junta directiva de ninguna de estas asociaciones.

 

Participantes que viven con al menos un perro en casa: 77.11%

Magnífico dato, que indica que hemos conseguido formar a un 22.89% de participantes antes de tener un perro, sin duda un dato que ayudará a que en futuro su relación con los perros y el bienestar de sus animales sea mucho mejor. En 2016 este dato fue del 85.64% y 14.36% respectivamente, resultando un incremento en 2017 del 159.4%

 

 

¿Cuáles han sido las formaciones con más y con menos participantes?

Son unos datos interesantes que permiten evaluar los aspectos que más y menos motivación ofrecen a las personas en cuanto a la relación con los animales.

 

Las formaciones con más participantes han sido “Procesos de duelo, ¿cómo afrontar la pérdida de un animal?” y la formación “Introducción a la estimulación, juegos y actividades olfativas”

 Nuestras formaciones relacionadas con el duelo por la pérdida de animales son siempre muy valoradas, somos expertos/as en procesos de duelo tanto por la pérdida de personas como de animales.

 

Y las formaciones que menos, y son datos muy preocupantes que reflejan la necesidad de cambios en nuestra sociedad para saber tener una relación adecuada con los animales, fueron “Niños/as y animales, cómo conseguir una relación segura y beneficiosa.” y la segunda edición de “Me planteo convivir con un/otro animal ¿Qué debería analizar?”

 En el primer caso es preocupante porque el 77% de los ataques de perros a niños o niñas se dan entre los animales cercanos y familiares, los adultos no somos conscientes de los errores que cometemos por desconocimiento y que llevan a nuestros hijos e hijas a situaciones muy incómodas para los animales y que algunas de ellas acaban en ataques.

 Nosotros trabajamos en ello con todos nuestros proyectos de Educación Asistida con Animales, como por ejemplo nuestros Talleres Perruneando donde los niños y niñas aprenden a relacionarse con los animales.

 Y en el segundo porque la mayoría de abandonos de animales y de problemas de convivencia y de comportamiento de los animales se deben a que decidimos establecer relaciones entre personas y animales incompatibles, que acaban en que los animales no tienen cubiertas sus necesidades para tener un bienestar adecuado y la familia no consigue la calidad de vida esperada.

 Ambas formaciones continuarán siendo pilares fundamentales de nuestros ciclos formativos, son imprescindibles para mejorar nuestra relación con los animales.

 

Resultados de las evaluaciones recibidas por los participantes en nuestras formaciones:

 

 En diciembre de 2016 conseguimos el sello de Pyme Socialmente Responsable de Aragón, siendo la única empresa del ámbito animal y el único Centro Sanitario de Psicología que se le reconoce su buenas prácticas en cuanto a Responsabilidad Social en Aragón.

 Esto conlleva que nuestros protocolos son todavía más rigurosos que antes, y además de evaluar cada uno de nuestros proyectos, los/las participantes de nuestro ciclo ¿Qué sabes de perros? desde diciembre de 2016 han recibido un cuestionario para evaluar nuestras formaciones.

 

No podemos estar más orgullosos de haber conseguido estos datos después de tantas personas y tantas formaciones diferentes, gracias a todos/as los/as que nos habéis dado vuestras valoraciones y opiniones, todas ellas son igual de importantes.

 

Todas las formaciones obtuvieron buenas valoraciones, pero las mejores valoradas por los/as alumnos/as fueron las siguientes. Formaciones mejor valoradas:

  • “Objetivo felicidad, equilibrar sus necesidades con las nuestras” realizada por Raúl Hueso, obteniendo un 9.57 / 10 en cuanto al contenido y un 10 / 10 en cuanto a la satisfacción del alumnado.

  •  “Aprendizaje canino, cómo aprenden los perros y cómo enseñarles” realizada conjuntamente por Sandra Sánchez y Raúl Hueso, obteniendo un 9.71 / 10 en cuando al contenido y un 10 / 10 en cuanto a la satisfacción del alumnado.

 

Datos difícilmente superables y que demuestran el cariño y el esfuerzo con el que planteamos nuestras formaciones.

 

Resultados obtenidos en el estudio

¿Qué sabemos de perros? 2017

Al igual que en 2016, al inicio de cada una de las formaciones se llevó a cabo una sencilla encuesta entre los/as participantes, con respuesta libre basada en su percepción y opinión. La encuesta estaba compuesta por una parte fija que se ha repetido en todas igual, para conocer el perfil del público asistente al ciclo, de la que ya hemos hablado de sus resultados en puntos anteriores, y una parte específica con preguntas relacionadas con la temática de esa formación.

A continuación mostramos los resultados de las cuestiones preguntadas en cada una de las formaciones, opiniones de las 166 personas que han asistido a alguna de las formaciones, siempre cuestiones relacionadas con la temática de la formación y las preguntas realizadas al comienzo de la misma, para conocer la opinión de los/as participantes antes de recibir los conocimientos ofrecidos:

 

¿Qué tipo de alimentación comen los perros?

Cada vez más personas están interesadas en mejorar la alimentación de sus animales, buscando el mayor bienestar.

 Nosotros recomendamos formarse antes de realizar modificaciones en la alimentación de los animales y contar con profesionales veterinarios que vayan evaluando el proceso.

 

¿Cuánto creemos saber sobre los perros?

Datos que reflejan la necesidad que tiene nuestra sociedad, aun las personas que tienen un perro en casa, de formación y conocimientos sobre estos animales, mientras estos valores no mejoren no conseguiremos ni una buena convivencia ni un buen bienestar ni para las personas ni para los animales.

 

Sobre los procesos de duelo por la pérdida o fallecimiento de un animal:

Un factor para evaluar la convivencia es sin duda el del respeto a los procesos de duelo. Las personas que viven la pérdida de un animal, con el que han compartido cada día durante años, pasan por un proceso en el que es muy posible que se vea afectada su vida, por ello en Espacio Ítaca atendemos a todas las personas que lo necesitan, ya que es muy similar a los procesos de duelo por el fallecimiento de familiares o amigos, algo que la sociedad si entiende y respeta más.

Recientemente Sandra Sánchez, psicóloga de Espacio Ítaca, colaboró en un artículo sobre este tema para la sección Verne, del diario El País.

 

Sobre la relación con sus propios animales:

Ante las preguntas de su relación con sus animales la mayoría de las personas opinan que es buena en general, que tomarían las mismas decisiones… pero en cambio cuando se les pregunta si cambiarían algo piensan en cómo podría ir mejor y un 100% querrían un comportamiento de sus animales diferente el algún aspecto.

En las relaciones entre personas, por ejemplo parejas, esto es similar pero con la diferencia de que cambiar de pareja porque hay aspectos que no complementan a las personas no conlleva, por norma general, la situación de desamparo de uno de los miembros de la pareja, en cambio en las relaciones entre personas y animales muchas veces acaba en el abandono del animal, cuando debería recurrirse a un profesional, tanto antes de elegir qué animal se adapta más a nosotros, como cuando hay comportamientos que no entendemos o que dificultan la convivencia, muchas veces con un origen en falta de bienestar del animal que se representa con esos comportamientos.

 

Procedencia de los perros:

La procedencia de los animales de compañía es muy variada, cada uno de los modelos tiene sus pros y sus contras, algunos muchos más que otros y en nuestras formaciones explicamos a los alumnos, para que en un futuro, cuando piensen tener otro animal valoren las posibilidades.

 

Etapas del desarrollo:

Una cuestión de suma importancia para su bienestar es conocer las etapas de desarrollo de los animales.

Los datos han mejorado respecto al 2016, en parte porque varios/as de los/as alumnos/as de este año asistieron a formaciones del ciclo anterior. Pero estamos muy lejos del objetivo, ya que entre los participantes del ciclo no había ni un solo caso en el que a su perro se hubiese separado en el momento ideal de su desarrollo, y en el 79.16% se separó a los perros de su camada a una edad temprana, cuando de forma natural las madres van separando a los cachorros para enseñarles a valerse por si mismos y cuando su desarrollo emocional, comunicativo, cognitivo, social y motriz les facilita conocer el mundo para prevenir miedos e inseguridades en el futuro.

Creemos firmemente que la inmensa mayoría de problemas de miedos, problemas de comportamiento, falta de habilidades sociales, ansiedad por separación y reactividad en los perros tienen como origen los errores cometidos por los humanos en su desarrollo, el principal la separación en el momento inadecuado de las camadas.

Y estos errores todavía preocupa muchísimo más cuando en la mayoría de los casos provienen de malos consejos de veterinarios, protectoras y otros profesionales y entidades del ámbito animal. El desconocimiento y la resistencia a aprender a hacerlo mejor es el principal hándicap en estos casos, algo que acaban pagando los animales a los que quieren proteger o atender.

 

Comunicación canina:

Otro aspecto fundamental para conseguir una buena convivencia y un bienestar adecuado en los animales es entender cómo se comunican, para poder respetar sus opiniones, sus decisiones y sus necesidades.

¿Cómo vamos a conseguir una buena convivencia si no entendemos a los animales con los que convivimos? Las personas desconocemos, y lo que es peor, ignoramos, la comunicación de los perros.

Esto nos lleva a situaciones en las que a los animales sólo les queda como solución el ataque, cuando llevan minutos, horas, días o incluso años comunicando su incomodidad ante un estímulo, una situación, una manipulación o una persona u otro animal.

Recordamos que el 77% de los ataques de perros a niños o niñas es precisamente de animales con los que conviven o son familiares. En los adultos la cifra es similar, sobre el 80%.

El 60% de los participantes del estudio declara haber sido marcado en alguna ocasión por un perro.

Muchos de estos ataques no van más allá de un marcaje, pero incluso entonces culpamos al animal por su comportamiento, llevándole cada vez más hacia el ataque en el que se producirán heridas y el animal será culpabilizado por la situación.

 

Necesidades y bienestar tanto de las personas como del perro:

Datos que deben mejorarse, debe ser un objetivo principal que todas las personas, de todas las edades, reciban formación sobre las necesidades de los animales con los que van a convivir, esto les hará más felices a ellos y a sus animales, consiguiendo mejor convivencia y bienestar para todos, también para sus vecinos.

 Para Espacio Ítaca es un objetivo principal y todos nuestros proyectos en los que unimos a personas y animales lo incluyen, el conocimiento sobre los animales con los que vivimos y sus necesidades es esencial para saber convivir.

 

¿Qué ocurre con el olfato de los perros?

Entre los participantes el 33.33% declaró que realizaba con su animal actividades a través del olfato a diario, el 33.33% lo hacía semanalmente. Todos los días deberíamos ofrecerles utilizar el olfato, fomentar su desarrollo y las posibilidades que les ofrece a los perros.

El sentido más desarrollado de los perros es el olfato, aunque unos más que otros, todos tienen en común esta característica. Por eso es fundamental que las personas ofrezcan juegos, actividades y estimulación olfativa a sus perros, herramientas muy buenas para el desarrollo del animal, su relajación, las relaciones sociales, el vínculo con su familia y para trabajos terapéuticos en perros con miedos, inseguridad, reactividad y/o agresividad.

 

¿Cómo aprenden los perros y cómo podemos enseñarles?

  • Dificultad para enseñarle algo nuevo a su perro:                           6.88 / 10

  • Dificultad para modificar un comportamiento aprendido:         7.77 / 10

  • Grado de miedos o reactividad de su perro:                                     6.33 / 10

  • ¿Cuáles son los recursos utilizados para enseñar a un perro?

    • Comida:                                                                                           100.00% 

    • Juguetes:                                                                                            66.67%

    • Gritos:                                                                                                 11.11%

    • Golpes, tirones:                                                                                 66.67%

    • Comunicación gestual:                                                                    77.78%

    • Caricias:                                                                                            100.00%

    • Palabras:                                                                                           100.00%

    • Insistencia:                                                                                         11.11%

    • Descanso:                                                                                          77.78%

    • Permitirle elecciones al animal:                                                      44.44%

 

Las personas tendemos a repetir una y otra vez, con todo los perros con los que convivimos o con los que nos encontramos, comportamientos repetitivos como que el perro se siente, se tumbe, de la pata…

 Para los perros estos comportamientos, en la mayoría de las ocasiones, son incómodos y perjudiciales, pero para las personas son divertidos y por esa razón los perros nos regalan una y otra vez esos ejercicios, para satisfacer nuestra felicidad y mejorar la relación.

 Pero en cambio hay cuestiones que necesitan que les ayudemos a aprender, como son todos aquellos estímulos con los que convivirán durante su vida, y aquí solemos fallar, les exigimos que toleren los ruidos, los coches, los corredores… cuando no hemos sabido ofrecerles el proceso de aprendizaje que necesitan para gestionarlos.

 

La mejor forma de que nuestro perro no aprenda miedos o comportamientos que nos incomoden es que sepamos cómo aprenden los perros.

 

 Respecto a los recursos utilizados tenemos luces y sombras, seguimos utilizando medios aversivos que jamás deben estar presentes en ningún proceso educativo, ni con personas ni con animales, pero cada vez más entendemos que hay muchas formas de recompensar a un animal por su comportamiento además de darle comida o un juguete.

 

¿Qué ocurre cuando no disfrutamos de nuestros, o de otros, perros?

Una formación que estrenamos en este ciclo fue la de “Tengo miedo a pasear con mi perro, como superarlo” ya que en nuestro Centro Sanitario de Psicología ayudamos a muchas personas, de todas las edades, a superar el miedo a los perros, propios o ajenos.

 Mucha gente, muchísima, lo pasa regular o incluso mal paseando a su perro, la posibilidad de que nuestro perro provoque un problema, o cómo reaccionemos nosotros u otras personas ante un problema provocado por un perro genera muchísima ansiedad y eso se traduce en una mala convivencia.

 

Situación actual de maltrato y abandono de animales:

No podía faltar una formación sobre la gestión de los perros abandonados y rescatados, sin duda un problema de esta sociedad, pero cuya gestión no es atendida por las instituciones ni realizada por personas formadas.

 En esta formación asistieron varios voluntarios y casas de acogida de varias protectoras, el 61.54% de los asistentes, pero ninguna persona de la junta directiva de ninguna, un dato que es preocupante, más con los valores que resultaron de las opiniones de los participantes.

Desde Espacio Ítaca apostamos por la mayor involucración de las instituciones y administraciones, porque es un problema social, educativo y sanitario y por lo tanto un asunto que involucra a toda la sociedad, por ello en nuestros Proyectos CanVivencia, para la mejora de la convivencia entre las personas y los animales, buscamos que sea la administración quienes apuesten por ello y asuman responsabilidades y costes.

Y el otro punto clave es la necesidad de formación, tanto de quienes se involucran en las entidades de protección animal, como de quienes quieren tener un animal, sin que aprendamos sobre perros nunca podremos acabar con el problema y seguiremos invirtiendo recursos económicos y humanos para seguir frustrados por no resolver la situación por muchos esfuerzos y personas que se sumen.

 

Pasear a los perros:

En cuanto a los paseos con sus perros, algo que cada perro realizará al año aproximadamente unas 1000 veces, siendo por lo tanto una de las cuestiones que más pueden dificultar la convivencia y la felicidad de personas y animales:

  • Las personas disfrutan de los paseos con sus perros:                    6.63 / 10

  • Los animales disfrutan de sus paseos:                                            6.68 / 10

  • Valoración del entorno por el que pasean:                                     5.93 / 10

  • Reacción de las personas encontradas durante el paseo:               6.10 / 10

  • Reacción de los perros encontrados durante el paseo:                   6.17 / 10

Estos datos, aun siendo muy mejorables, apuntan a una tendencia en la concienciación de la importancia de la calidad de los paseos, tanto para las personas como para los animales. Estos resultados se obtuvieron en la parte teórica de las formaciones sobre “Paseos Caninos”, que se realizaban en sábado para el domingo pasar a la práctica.

En estas formaciones participaron varias personas que asistieron a la formación “Tengo miedo a pasear con mi perro”, recordamos que en aquella ocasión, un mes antes, declaraban tener una ansiedad del 7.55 / 10 paseando a su perro y que en el 60.55% su perro provocaba un conflicto en los paseos.

En las sesiones prácticas conseguimos que el nivel de ansiedad de las personas fuese mínimo en la mayoría de los casos, que no existiese ningún conflicto grave entre los perros participantes, que no hubiese ninguna agresión, que la mayoría paseasen sueltos, que la mayoría se relacionara con todos ellos, perros que sus familias presentaban como agresivos contra otros, perros de muy diferentes tamaños (el más pequeño pesaba unos 3kg y el más grande unos 50kg), personas de edades muy dispares (entre 18 y 67 años)…

Con estas formaciones hemos demostrado que podemos conseguir muy buenos resultados en los animales y en la actitud de las personas y viceversa.

 

Bienestar de perros que viven para hacernos la vida más fácil a las personas y de sus usuarios y usuarias:

Y dejamos para el final, pero de la que nos sentimos muy orgullosos/as por su necesidad, “Bienestar en perros de servicio”. Los animales que además de convivir con nosotros realizan trabajos en nuestro beneficio no siempre tienen un nivel de bienestar adecuado y debemos trabajar por mejorarlo, les debemos mucho por su gran ayuda hacia personas con movilidad reducida, con diversidad sensorial, con trastorno del espectro autista, con otras necesidades para convivir con un animal de servicio …

Esta formación fue un reto para Espacio Ítaca, no es habitual, de hecho puede que fuese la primera formación sobre bienestar animal ofrecida a usuarios de perros de servicio como los perros guía, y que por desgracia no contó con tantos participantes como hubiésemos deseado.

 Aún así contamos con participantes de Huesca, Sevilla, Granada, Avilés… y con cuatro perros guía presentes en la formación, que nos ayudaron a entender a alumnos y profesionales algunas cuestiones que les afectan especialmente.

 

 

Conclusiones

 

Nuestros estudios ¿Qué sabemos de perros? han demostrado que los conocimientos de la sociedad sobre los perros no son los necesarios para poder garantizar un bienestar para personas y animales, y por lo tanto conseguir una convivencia adecuada.

A través de nuestros ciclos formativos ¿Qué sabes de perros? año 2016 y año 2016- 2017 desde Espacio Ítaca trabajamos para reducir estas carencias, proporcionando a todas las personas, sean cuales sean sus características, vivan o no con perros, sean profesionales o particulares, actividades formativas teóricas y prácticas para todos/as.

 

Cada vez contamos con más público profesional, especializado en algún sector y también alumnado de fuera de Zaragoza. La población quiere aprender, pero quiere hacerlo con propuestas de calidad.

Las evaluaciones que hemos recibido son excepcionales, evaluaciones que todos los y las participantes en el ciclo formativo podían realizar libremente desde la intimidad de su hogar.

 

Las personas cada vez están más preocupadas por aspectos como la alimentación de sus animales o la realización de actividades juntos que sean beneficiosas para los animales.

Pero también hay mucha parte de la formación que siente rechazo a la convivencia con animales, muchos de ellos/as por el desconocimiento, por las malas experiencias o por las conductas incívicas de muchas personas. Quienes vivimos con perros somos responsables de que nuestros/as vecinos/as no deban soportar molestias por nuestra decisión.

La sociedad debe comenzar a respetar los procesos de duelo por la pérdida de animales. Los animales tienen una esperanza de vida inferior a la de las personas, por lo que es inevitable vivir procesos de duelo por ello, al igual que es inevitable vivirlos por la pérdida de amigos o familiares y en cambio esto sí se respeta y se entiende, siendo procesos muy similares. Quien vive con animales pasa todos los días de su vida con ellos, algo que no siempre ocurre con muchos familiares.

 

Debemos entender que muchos de los comportamientos de nuestros animales se deben a que no les entendemos, a que sus necesidades no están debidamente cubiertas, tanto por defecto como por exceso, que no sabemos enseñarles a gestionar determinadas situaciones o estímulos… En cambio les culpamos y hablamos de problemas de comportamiento, recurriendo en muchos casos a métodos aversivos y perjudiciales tanto para el animal como para la convivencia.

 

La procedencia de los animales de compañía es muy variada, tratar de modificar la situación basándonos en legislar sobre ello no es más que buscar soluciones que nunca serán adecuadas mientras no se trabaje a nivel educativo, más cuando falta tanta profesionalidad en el ámbito de la protección animal para mejorar la gestión y reducir el problema.

 

Uno de los factores más perjudiciales para los perros son las separaciones tempranas de las camadas, en el 79.16% de los casos de los participantes se separó a los perros de su camada a una edad temprana. Animales de distintas procedencias y animales tanto de particulares como de profesionales.

Esta circunstancia tiene una especial influencia en problemas de comportamiento, falta de habilidades sociales, ansiedad por separación y reactividad en los perros. Es un error demasiado común de las personas, que genera muchos problemas a los animales y para la convivencia.

 

Otro de los factores principales es que desconocemos, y lo que es todavía peor, ignoramos la comunicación de los perros.

Ellos están continuamente comunicándose, nos dicen qué prefieren, qué les molesta, qué les gusta, la dirección a la que quieren ir, la velocidad, la afinidad que tienen con las personas o con otros perros… y no respetar esta comunicación les lleva a incrementar y exagerar muchos comportamientos, a ver si así les entendemos, pero las personas vemos en este incremento comunicativo un problema de comportamiento.

 

En muchas ocasiones les exigimos demasiado a los perros, nuevamente por no entenderles, y en cambio cuando necesitan nuestra ayuda para aprender a vivir en un entorno urbano tan complicado como nuestras ciudades, nos cuesta saber hacerlo y lo que es peor, seguimos utilizando medios aversivos que jamás deben estar presentes en ningún proceso educativo.

En el ámbito de la educación la aparición del miedo o el dolor es un fracaso para quien enseña y un perjuicio para quien debía aprender.

 

Muchas personas lo pasan mal cuando pasean y se encuentran perros o incluso cuando pasean a su perro, puede generar muchísima ansiedad cuando no sabemos reaccionar de forma adecuada, algo que puede aprenderse y conseguir vivir mucho más felices, como lo han demostrado muchos de los participantes.

Los conocimientos aportan a las personas recursos para mejorar la relación con sus propios animales y con los demás, en su día a día y para toda su vida.

 

Como siempre decimos en Espacio Ítaca la mejor forma de conseguir mejorar la convivencia y el respeto a los animales debe pasar por la educación, con formación de calidad, libre de errores arrastrados desde hace años que no hacen más que aumentar los conflictos y los abandonos de animales.

 

Las instituciones deben promover esta educación a la población, a toda la población, de todas las edades y condiciones, también a quienes no deseen relacionarse con los animales. Todo ello a través de profesionales especializados, con equipos multidisciplinares que afronten el reto bajo el complejo prisma de aspectos que se ven involucrados.

 

Nuestro proyecto ha crecido mucho, en número de actividades, en cantidad de horas formativas, en calidad y en variedad de público. Continuaremos con este proyecto y con un nuevo estudio ¿Qué sabemos de perros? 2018.

 

 

 Infografías del estudio

 

 

 

Estudio y artículo redactado por Raúl Hueso Miguel, educador canino y técnico en IAA, Sandra Sáchez Muñoz, psicóloga experta en IAA y gerente de Espacio Ítaca y Nuria Embid Marco, trabajadora social experta en IAA, en julio de 2017.

Todos los datos e imágenes publicadas en el artículo pertenecen a nuestro estudio ¿Qué sabemos de perros?, 2ª edición, 2017, que puede ser consultado en este enlace.

Autorizamos la difusión del estudio y de este artículo siempre que se cite a sus autores, a Espacio Ítaca y el título del estudio “¿Qué sabemos de perros?, 2º edición, 2017″. Para cualquier consulta puedes escribirnos a info@espacioitaca.com

 

 

 

 

 

Da tu opinión

*

captcha *