Espacio Itaca logotipo, ir al inicio
11
NOV
2017

A ti también te ha pasado, ¡ Y LO SABES !

Atención: ¡ Voy a retarme a mí misma !

¿En qué va a consistir?

Voy a hablar sobre una realidad compleja y tardaré 1 hora como máximo en escribirla

Y tú, menos de 5 minutos en leerla.

¡ LO CRONOMETRARÉ !

¿Lo conseguiremos?

¡ TU PRESTA ATENCIÓN EN LO RÁPIDO QUE LEES ESTE ARTÍCULO !

 

 

¿No os ha pasado alguna vez que tenéis una palabra en la punta de la lengua y no hay manera de sacarla? 

 

 

 

 

Os ayudan y os dicen sinónimos pero ninguna encaja,

y se busca, cueste lo que cueste, hasta que se da con la palabra acertada…

y ¡ ZAS ! ¡ Ahí está!

¡La gran sintaxis que dice lo que quieres decir!  ¡ Ay, qué sensación tan placentera !

 

 

¡ SIGO ¡

 

 

¿Y no os ha ocurrido que empezáis a filosofar a altas horas de la madrugada, en verano, sin prisa, con un vaso de “algo” en la mano  y os enredáis en discursos, ideologías, realidades… y casualmente os atascáis en UNA palabra? 

 

Justo esa palabra que se busca para englobar a todo lo que se quiere decir y además no hay duda de que

¡ no

hay

otro

vocablo

igual !

Y entonces, de repente, ¡ se forman dos bandos ! ¡dos ! ¡ Qué emoción!

El bando que piensa que esa forma de expresarse “no es significativa”, y el bando que piensa que “esa palabra es única, auténtica y necesaria para referirse a todo lo que se quiere nombrar”. Repito: “a todo lo que se quiere nombrar”. 

 

¡ Guau ¡ ¡ Parece importante!

 

La conversación se intensifica, los cerebros se ponen en marcha  y las pupilas se dilatan… hasta que uno de los bandos ¡ se cierra en banda! ¡ valga la redundancia !  y se atreve a decir: sois muy  “tiquismiquis” y eso es “hilar muy fino“.

¡No ! ¡El comentario que cierra la puerta al diálogo! ¡ Qué frustrante ! Estábamos pensando al unísono pero se acabó lo que se daba.

 

 

 

Bueno, y ya la rematadera:

 

 

 

¡ Prosigo !

8:21

 

 

 

¿Qué me decís de las listas del cole?

¿Cuántas veces han pasado lista, pero NO SALE tu nombre e INSISTEN EN QUE SÍ que te han nombrado?

  ¡Ah ! ¿Y cuando dicen con convicción otro nombre? ¡ Por error, claro ! Pero, vaya que estamos en el tercer trimestre y aún no dicen el tuyo.

¿Qué cara se te queda cuando AÚN te ocurren estas cosas ? Algo así, como el morro torcido, la ceja levantada y un sonidillo como: ¿eing?

 

¡Te entiendo!

Te dicen que te nombran, pero ni siquiera lo has visto y ni mucho menos, sentido. ¡Lo sé!

 

Bueno, ante todo, ¡ no te alarmes!  Esto ocurre cada día en nuestra sociedad en un grado más grave en la que muchas personas no somos incluidas en la vida.

 

 

Sí, en la vida. Ríete, pero verás:

 

Son las 8:45 y te toca reconocer todo esto:

Dar con la palabra que tenías en la punta de lengua es realmente una sensación de éxtasis, ¡ y lo sabes ¡

Buscar ESA palabra, y no otra, es un camino de descubrimiento  tan misterioso y excitante que te va a atrapando más que el mito de la caverna a Platón, ¡ y lo sabes!

Y que no digan tu nombre, cuando lo has dicho cuarenta veces, al final hace que se vaya hinchando esa vena que sólo se ve en momentos de peligro (pero no para ti, sino para el resto), ¡ Y lo sabes !

Y entonces, viene alguien y te dice:

“Esa palabra que te ha salido y tenías en la punta de lengua” o bien “esa otra que por fin has encontrado”: NO MOLA PORQUE PARA MÍ NO ES TAN SIGNIFICATIVA”

¡ ZAS ¡ ¡ ZAS ! Y …¡ ZAS !

¿Cómo es posible que puedas reconocer todas estas situaciones y entenderlas en ti, pero no hacer lo mismo en otras personas?

 

¿Quién experimenta todo esto? ¿Dónde está la “REALIDAD COMPLEJA”?

AQUÍ ESTÁ EL MEOLLO DE LA CUESTIÓN:

 

  • Personas que sienten y sufren una realidad  y que cuando logran tener la capacidad de detectarla y consiguen tener ganas para decirlo no son escuchadas ni validadas, o bien, les dicen claramente: ¡ Cállate!

  • Personas que localizan el matiz de la problemática de esa realidad y revelan la fórmula idónea que lo soluciona, ¡ pero no vale !, y no son escuchadas o bien, les dicen:

    ¡ Tiquismiquis ! R – A –  D –  I –  C – A – L

  • Y por último, pero no por ello, menos importante no son incluidas las personas que no son nombradas por su nombre y aún encima, les dicen: ¡Qué más da Pepe que Pepa !

 

 

¿Te has enterado de algo? 

Son las 8:55  y termino rauda y veloz. 

En resumidas cuentas:

Hablo del respeto a la libre expresión.

de la importancia del lugar que ocupa cada persona.

y de su derecho a ser nombrada, vista y por tanto: incluida.

Hablo así del lenguaje no sexista

porque sino, no me hubieseis leído.

Y es tu lo has vivido, ¡ y lo sabes !

y lo he hecho así en tiempo record, y sin usar “ellos/ellas”

para que no habléis de “economía del lenguaje”.

Para que no me digáis: Tiquismiquis.

Hablo de la frustración de ser feminista

mejor dicho: de ser TRANS-FEMINISTA.

Propongo que no tengáis miedo a ser radicales

porque ser radical, como dice Sánchez de Ítaca, es ir a la raíz del asunto.

Y ésta es la raíz, el lenguaje no sexista que crea realidades no sexistas.

Si queremos que hombres dejen de matar mujeres, empecemos a hablar bien.

Porque la comunicación construye y debemos responsabilizarnos de ello.

 

Y al fin, ¡ son las 9:00 en punto !

 

 ¡ CONSTRUYAMOS UNA SOCIEDAD MEJOR CON NUESTRAS PALABRAS !

 

Para empezar a aprender a utilizar un lenguaje no sexista:

https://www.zaragoza.es/cont/paginas/normativa/anexos/instruccion-lenguaje-inclusivo.pdf

     

    En Espacio Ítaca lo utilizamos y así ayudamos con nuestra comunicación a ser conscientes de que somos una realidad-sociedad diversa.

     

     

     ¡ GRACIAS !

    Nuria Embid Marco

    Trabajadora Social

    Nº colegiada 2.600

     

     

    Da tu opinión

    *

    captcha *