Espacio Itaca logotipo, ir al inicio
27
FEB
2017

¿Qué son las Intervenciones Asistidas con Animales (IAA)?

En  Espacio Ítaca llevamos 10 años trabajando en el ámbito de las Intervenciones Asistidas con Animales (IAA), con el objetivo no solamente del desarrollo de nuestros proyectos sino además de conseguir su implementación en los sistemas sanitarios, sociales, educativos y asistenciales de nuestro país. En estos años hemos formado y asesorado a cientos de alumnos de España y Portugal así como a entidades públicas y privadas.

Buscamos que las IAA sean realizadas con la calidad y seguridad adecuadas para las personas y los animales que participan.

Hemos decidido publicar este artículo, compartiendo nuestra visión deontológica, para que pueda servir de reflexión. Está hecho desde el cariño y sobre todo desde “el que querría haber sabido antes de enfrascarme en este lío” tanto para si eres un compañero o futuro compañero de profesión como si estás interesado en IAA para ti o los tuyos.

Un artículo basado en horas invertidas en la adquisición de conocimientos sobre historia, ciencia, protocolos de los organismos internacionales de IAA y en los estudios sobre IAA existentes a nivel mundial además de en formación, experiencia, dirección, desarrollo y evaluación de nuestros proyectos donde ha habido aciertos y errores, y desde donde cada día mejoramos.

¿Comenzamos por una definición breve y sencilla de las IAA?:

Las IAA son intervenciones en los ámbitos de la salud, la educación y lo social, que incluyen la participación de animales especialmente seleccionados, junto a un equipo multidisciplinar especializado que marque los objetivos, diseñe, desarrolle la intervención y realice las evaluaciones para valorar a los participantes y los objetivos pero también el bienestar de los animales que en ellas participan, cuyo propósito es contribuir a la mejora terapéutica, social y/o educativa de las personas.

“Entonces… ¿todo aquel que venga a mi casa o a mi centro con uno o varios animales realiza IAA?”

No, para ello deberán cumplirse bastantes requisitos que iremos enumerando a lo largo del artículo.

“Pero… quien se han ofrecido a venir a mi casa o a mi centro con animales, no dice que haga IAA”

Desconfía ya que posiblemente no cumplan las exigencias necesarias.

Animal Assisted Intervention, es el término oficial determinado por las organizaciones de todo el mundo dedicadas a la divulgación e implementación de las IAA:

  • Pet Partners (Delta Society) de Estados Unidos
  • International Association of Human-Animal Interaction Organizations (IAHAIO)
  • European Society for Animal Assisted Therapy (ESAAT)
  • International Society for Animal Assisted Therapy (ISAAT)
  • Animal Assisted Intervention International (AAII)

 

Ejemplos de términos que inducen a confusión y deben evitarse:

  • Terapia canina: los animales no son los encargados del ámbito terapéutico, los únicos que diseñan, realizan y evalúan una terapia son terapeutas, es decir personas profesionales en un ámbito terapéutico.
  • Animales que curan o enseñan: los animales ni curan ni enseñan, son los profesionales los que buscan la mejora en la terapéutica o en la educación de los usuarios.
  • Psicólogos de cuatro patas, perros enfermeros…: los animales no son psicólogos, ni médicos, ni enfermeros, ni nada similar, son animales y cada especie con sus características propias.
  • Zooterapia: “tratamiento de las enfermedades de los animales”
  • Caninoterapia, equinoterapia, hipoterapia, delfinoterapia… no son términos adecuados, no existen en el diccionario de la RAE y no reflejan la verdad y realidad de las Intervenciones Asistidas con Perros, o con Caballos, o con otros animales.

 

¿De dónde vienen las IAA?

Las IAA se basan en la interacción y vínculo entre una persona y un animal para la consecución de unos objetivos terapéuticos, sociales, educativos… marcados y evaluados por profesionales especializados en cada caso.

Pero durante toda la historia del ser humano ha existido relación entre las personas y el resto de los animales, algunas de estas relaciones son los antecedentes en los que se basaron algunos profesionales, sobre todo terapeutas y médicos, para evaluar e investigar los beneficios terapéuticos que podrían conseguirse.

Ejemplos de antecedentes de esta relación especial entre las personas y el resto de animales en la historia

  • Existen registros del siglo V a.C. en los que el célebre historiador griego Heródoto de Halicarnaso, subrayó que «los animales domésticos eran abundantes» y dio testimonio de la gran desolación que la muerte de una mascota producía entre los habitantes de la casa; éstos se depilaban las cejas en signo de aflicción cuando moría su gato, y se afeitaban todo el cuerpo, incluida la cabeza, si el que moría era un perro.
  • O en la mitología clásica de Grecia ya se hablaba de Quirón, mitad hombre mitad caballo, al que se le atribuían grandes dotes en la terapéutica humana y animal. Es conocido desde hace muchos siglos, casos en los que montar a caballo para los heridos en las batallas podía mejorar su estado de salud, aunque también empeorarlo.
  • Desde el siglo XVIII existen experiencias de incorporación de animales de granja en centros para personas con problemas emocionales y/o mentales por ejemplo en Inglaterra, en búsqueda de la estimulación para sus pacientes.

 

Pero todo esto no eran más que en muchas ocasiones fruto de la casualidad o experiencias en las que el animal no era considerado un participante en igualdad de condiciones y por lo tanto su bienestar no era importante. Circunstancias que miles de años después nos encontramos en la actualidad por el intrusismo profesional existente y contra el que todos deberíamos negarnos a aceptar y mucho menos contratar.

Es a raíz de la década de los años 50, debido a la aparición de la corriente psicológica del conductismo, donde todo debe ser evaluado y objetivado para demostrar o no su eficiencia científica, cuando comienzan a realizarse estudios que desarrollan protocolos de intervención y evaluación, comenzando el uso de la terminología Terapia Asistida con Animales (TAA).

Boris Levinson desde 1962 a 1969 estudia numerosos casos en los que la presencia de su perro Jingles en la consulta le facilita conseguir algunos objetivos terapéuticos. A raíz de estos estudios publica el libro “Psicoterapia infantil asistida con animales”

Desde entonces muchos profesionales de ámbitos de actuación muy diferentes (medicina, psicología, psiquiatría, enfermería, educación, pedagogía, trabajo social, educación social, fisioterapia, veterinaria, periodismo…) venimos trabajando y evaluando en las IAA, demostrando cada vez más beneficios para los humanos, pero también desarrollando protocolos de bienestar para los animales que participan.

Hasta aquí ya hemos hablado de que para desarrollar este tipo de intervenciones:

  • Utilización de terminología oficial, para no evadir con otros términos la necesidad de trabajar bajo protocolos estipulados por las organizaciones referentes a nivel mundial.
  • Quienes quieran llevarlas a cabo o digan realizarlas deberán ser profesionales especializados en el ámbito en el que van a realizar la intervención y formados específicamente en IAA, con formaciones de calidad, que garanticen que están capacitados para su desarrollo de forma profesional, beneficiosa y segura para todos los participantes.
  • Todos los proyectos, estudios y sesiones deben estar diseñados previamente, objetivados y evaluados, de forma que pueda demostrarse sus beneficios o no, a los propios usuarios, a sus familiares, a la entidad que les contrata o a las instituciones que les consulten.

 

¿Y qué tipos de Intervenciones Asistidas con Animales hay?

Las terminologías más comunes son:

  • Terapia Asistida con Animales (TAA):

Se trata de intervenciones en las que se busca la consecución de unos objetivos terapéuticos, a través del elemento motivador de un animal debidamente seleccionado y educado. Para su diseño, desarrollo y evaluación es imprescindible contar con un equipo multidisciplinar, que contará al menos con un profesional de la terapéutica sanitaria o social experto en IAA, especializado en el ámbito concreto del usuario o grupo de usuarios hacia los que se dirija la intervención y con un profesional técnico en IAA, que se encargará del trabajo y del bienestar del animal participante.

  • Educación Asistida con Animales (EAA):

Se trata de intervenciones en las que se busca la consecución de unos objetivos educativos, a través del elemento motivador de un animal debidamente seleccionado y educado. Para su diseño, desarrollo y evaluación es imprescindible contar con un equipo multidisciplinar, que contará al menos con un profesional de la educación experto en IAA, especializado en el ámbito concreto del usuario o grupo de usuarios hacia los que se dirija la intervención y con un profesional técnico en IAA, que se encargará del trabajo y del bienestar del animal participante.

  • Actividad Asistida con Animales (AAA):

Se trata de intervenciones en las que se busca la consecución de unos objetivos generales, a través del elemento motivador de un animal debidamente seleccionado y educado. Para su diseño, desarrollo y evaluación es imprescindible contar con un equipo multidisciplinar capacitado para diseñar la actividad ajustada a las necesidades, capacidades y características del usuario o grupo de usuarios hacia los que se dirija la intervención y con un profesional técnico en IAA, que se encargará del trabajo y del bienestar del animal participante.

 

“Entonces… ¿cualquiera puede decir que hace Terapia Asistida con Animales?”

¡Por supuesto que no!, de la misma manera que alguien que te da una aspirina no puede decir que es médico o que el camarero del bar donde desayunas no puede decir que es psicólogo por darte conversación.

“¿Y si lo que dicen que hacen es Educación Asistida con Animales, quién puede hacerla?”

Deberá ser un profesional adecuado para los objetivos educativos planteados.

“Lo que me plantean dicen que es una Actividad con Animales, ¿en este caso cuáles son las condiciones?”

Independientemente de que existan o no objetivos sociales, emocionales, terapéuticos o educativos, cualquier actividad que realicemos en nuestra casa o centro o que nos desplacemos a realizarla a un centro donde tengan animales, lo que si es imprescindible para todos los casos es:

  • Un diseño previo de la actividad, donde deberemos conocer qué se va a realizar, `por qué personas y con qué animales.
  • Que las personas que lo lleven a cabo tengan cualificación y formación para garantizar que la actividad sea adecuada para todos los participantes, personas y animales.
  • Que los animales que participen en la actividad estén seleccionados, educados y vigilados sanitariamente cumpliendo los protocolos de IAA.
  • Que la actividad sea evaluada por quien la realiza y que se ofrezca la evaluación parte de quien la contrata. Evaluación de los objetivos marcados y trabajados, de la participación y satisfacción de las personas y del trabajo y el bienestar de los animales.

 

Los profesionales de las IAA:

En el ámbito de las IAA existen los siguientes perfiles, de los que realizaremos una descripción y la formación existente al respecto.

  • Experto en Intervenciones Asistidas con Animales:

Es un profesional del ámbito socio-sanitario o de la educación formado además de forma específica para realizar la dirección, el diseño, el desarrollo y la evaluación de las IAA  en sus programas con el fin de alcanzar unos objetivos previamente establecidos para los usuarios objeto de dicha intervención.

Actualmente, existen varias titulaciones propias de universidades españolas pero únicamente una formación oficial que cumple con los requisitos del Ministerio de Educación, el Máster Universitario en Intervención Asistida con Animales llevado a cabo desde hace 2 ediciones por la Universidad de Jaén y la Universidad Internacional de Andalucía.

Esto implica que no por ser un profesional del ámbito socio-educativo o de la educación podemos realizar IAA sin una formación adecuada que garantice que llevamos a cabo el trabajo de la forma correcta, profesional y segura que requieren las IAA y sus participantes.

  • Técnico en Intervenciones Asistidas con Animales:

Es un profesional con una formación holística en el campo de las relaciones humanas y específica acerca del colectivo o personas que participen en los proyectos en los que participe, para que pueda realizar su trabajo de forma adecuada sin perjudicar el trabajo del Experto en IAA, a la vez que una amplia formación en comportamiento, educación y  bienestar animal.

Sus objetivos son por un lado facilitar y potenciar  la interacción entre el animal específico para cada programa y los usuarios,  y por otro evaluando y garantizando el bienestar del animal, siguiendo unos protocolos preestablecidos junto al resto del equipo de profesionales que participe en la IAA.

También será la persona encargada de la selección del animal, de su preparación, llevar al día los protocolos de vigilancia sanitaria necesarios y de todo lo relacionado con garantizar el bienestar del animal y la seguridad de las personas con las que vaya a trabajar el animal.

Actualmente no existe ninguna formación oficial de Técnico en IAA. Si ha habido algunas formaciones que han sido dirigidas por comunidades autónomas y también existen formaciones y jornadas llevadas a cabo por universidades y entidades de IAA.

 

“Entonces… ¿Yo que me he sacado una carrera de maestra de educación infantil puedo llevar a cabo proyectos de IAA en colegios?”

Deberías formarte específicamente en IAA y formar un equipo multidisciplinar (tu propio equipo o junto a personal de la entidad con la que estás desarrollando el proyecto) para llevar a cabo las IAA de forma adecuada.

“¿Y yo que soy adiestrador canino, puedo realizar IAA?”

Deberías formarte específicamente en IAA y formar un equipo multidisciplinar (tu propio equipo o junto a personal de la entidad con la que estás desarrollando el proyecto) para llevar a cabo las IAA de forma adecuada.

“He decidido que me quiero dedicar a las IAA, ¿cómo empiezo?”

Primero formarte, segundo seguir formándote, tercero no parar de formarte a lo largo de toda tu vida, pero sobre todo elegir formación de calidad, y recuerda que la calidad no se mide por el dinero que cuesta una formación.

 

Hemos hablado mucho hasta ahora de las personas, pero…

¿Qué deberíamos saber sobre los animales que participan en las IAA?

Los animales que participan en proyectos y sesiones de IAA deben ser:

  • Debidamente seleccionados, tanto para que sus características morfológicas y de comportamiento sean adecuadas para las IAA en las que vaya a participar, como para que su bienestar sea el más óptimo posible.
  • Debidamente educados, para que todo con lo que se vaya a encontrar en su participación en las IAA  no le genere miedo, incomodidad, reactividad, agresividad…
  • Debidamente identificados, para que todo aquel que se relacione con el animal mientras esté trabajando sepa que es un animal específico para esa intervención, sepa que entidad asume y garantiza su trabajo y bienestar y pueda consultar sobre su comportamiento, protocolo sanitario o de bienestar. En todo momento irá acompañado de su técnico que se responsabilice de su comportamiento y bienestar, así como de resolver tantas dudas o cuestiones como sean necesarias sobre el animal.
  • Estar bajo un protocolo veterinario específico para IAA, para garantizar su salud y la de los participantes en las sesiones en las que participe. Protocolo que va mucho más allá del control veterinario obligatorio para un animal de compañía, doméstico o de granja.
  • Animales con un comportamiento equilibrado y predecible, sin miedos y sin reacciones hacia otros animales o hacia las personas. Comportamiento equilibrado de forma natural, no condicionado al manejo de ninguna persona ni a otro tipo de control.

 

Pero además de todo esto, deben estar bajo un protocolo de bienestar animal específico para cada uno de ellos, diseñado y evaluado por el equipo de profesionales de IAA con los que forma equipo.

Esto es muy importante y es un punto donde encontramos algunos de los mayores problemas en el intrusismo laboral en las IAA, os dejamos cinco realidades sobre el bienestar de los animales de IAA:

  1. Todo trabajo para un animal implica poner en riesgo su bienestar, por lo que debemos  llevar a cabo los protocolos adecuados, para el animal nunca es gratis su trabajo, siempre tiene un coste.

  2. Un animal con falta de bienestar es un animal que no puede garantizar que sus reacciones sean seguras hacia las personas con las que interactúa.

  3. Una persona que trabaja con animales y no garantiza su bienestar pone en riesgo a las personas con las que trabaja.

  4. Quienes contratan o promueven la interacción de personas con animales con carencias en su bienestar ponen en riesgo a las personas y a los animales.

  5. Una situación de riesgo para una persona o un animal en una IAA cerrará las puertas a que los usuarios de ese centro puedan beneficiarse de un trabajo profesional.


¿Qué debe garantizar este protocolo de bienestar animal?

  • Las 5 libertades del bienestar animal:

    • Libre de hambre, sed o malnutrición. Alimentar no tiene por qué conllevar una adecuada nutrición y esto es todavía más importante cuando son animales a los que se les solicita su participación en IAA.
    • Libre de incomodidad, malestar físico y/o térmico. Ningún animal debe estar en estas condiciones, mucho menos un animal de IAA. El entorno donde se lleven a cabo las IAA, los materiales utilizados, los ejercicios realizados… deben estar diseñados para que puedan garantizarse estas cuestiones.
    • Libres de lesiones, dolor o enfermedad. Los animales de IAA, como cualquiera de los profesionales que en ellas trabajan, deberán coger la baja laboral ante la presencia de una herida o enfermedad en tratamiento si les produce dolor. Tampoco podrán llevarse a cabo ejercicios ni utilizar materiales que no garanticen la falta de dolor o lesiones en el animal, como por ejemplo la mala interacción de alguno de los usuarios hacia el animal.
    • Libre para expresar sus comportamientos naturales y normales en su especie. En ningún momento es aceptable que las sesiones coarten los comportamientos naturales del animal o los condicionen, como por ejemplo que el animal deba permanecer inmóvil en las interacciones, colocado en una posición o lugar durante más de unos pocos minutos, tampoco que se cohíba su comunicación gestual o comportamental…
    • Libre de miedo, angustia, temor y estrés. En ningún caso son aceptables estas situaciones, un animal que no tenga garantizado estos aspectos es una bomba de relojería y le afectará a nivel físico, emocional y conductual, pudiendo aparecer reacciones agresivas hacia él mismo o hacia otros animales o personas.

 

  • Pero además de las 5 libertades del bienestar animal decretadas en 1979, es necesario que se tengan en cuenta otros aspectos:

    • El bienestar del animal no debe evaluarse únicamente en la sesión de trabajo, en su bienestar influyen multitud de aspectos a tenerse en cuenta.
    • Su selección debe estar orientada no solo a sus capacidades y características para el trabajo, sino a su capacidad de gestionarlo.
    • Su desarrollo, cada animal tiene unas etapas de desarrollo físico, emocional y social, que deben ser adecuadas y respetadas.Un animal que no haya vivido sus etapas de forma adecuada si participa en IAA verá comprometido su bienestar de mayor forma.De forma general y teniendo en cuenta que cada animal es único y por lo tanto hay que valorarlo de forma individualizada:
      • Perro: Trabajar a partir de los 10 meses y jubilación sobre los 8 años.
      • Gato: Trabajar a partir de los 8 meses y jubilación sobre los 10 años.
      • Cobaya: Trabajar a partir de los 4 meses y jubilación sobre los 4 años.
    • Su educación, se ha de llevar a cabo de forma amable y respetuosa, prohibiendo el castigo emocional y físico.
    • Su día a día, el animal de IAA debería convivir de forma habitual con su Técnico o Experto en IAA, formar parte de su vida como un animal feliz durante sus horas y días en las que no trabaja. El vínculo con el profesional le otorgará seguridad y confianza, algo imprescindible para el bienestar.
    • Su entrenamiento, paseos, descanso, relaciones sociales, alimentación… todo debe ser lo más optimo posible, para que su bienestar esté garantizado.
    • Su comunicación debe ser respetada y tenida en cuenta en todo momento, tanto fuera como dentro de las sesiones.
    • El transporte a las sesiones debe realizarse libre de estrés para comenzar a trabajar en un estado de equilibrio emocional.
    • Los proyectos y las sesiones deben ser diseñadas siempre pensando en el bienestar del animal. El bienestar del animal dependerá de todo lo relacionado antes de que por allí aparezca el animal, por lo que un buen diseño previo es imprescindible, así como conocer el entorno donde se va a trabajar y adecuarlo para garantizar el bienestar del animal.
    • Cada sesión de trabajo debería conllevar al menos una hora posterior de reducción de estrés para el animal, para que pueda recuperar el estado de bienestar óptimo para garantizar su calidad de vida.
    • Todas las sesiones deberían ser evaluadas para estudiar el bienestar del animal en cada una de ellas, el progreso ya sea neutro positivo o negativo en el bienestar, y realizar informes al respecto que sean presentados en cualquier momento en el que quien nos contrata o una institución nos los solicite.

 

¿Cuál es nuestro ratio de profesionales y animales en una sesión de IAA?

En cada sesión de trabajo estamos un profesional más que número de animales haya, es decir si hay un animal estamos 2 profesionales.

La razón es que uno de los profesionales, normalmente el Experto en IAA estará centrado en el trabajo con las personas participantes para conseguir los objetivos propuestos en el diseño previo de la sesión y otro, normalmente el Técnico en IAA, estará centrado en el trabajo con el animal, en los ejercicios y objetivos propuestos en el diseño previo de la sesión y en su bienestar.

En nuestras sesiones, para cada sesión participan dos profesionales en IAA, experto y técnico, y un animal específico de IAA, porque tras cientos de evaluaciones realizadas los datos apoyan en nuestro caso esta manera de proceder.

Recuerda que los protagonistas de la intervención son los profesionales que la llevan a cabo, ellos serán los que diseñen, dirijan, desarrollen y evalúen la sesión.

Añadir más de un animal por sesión afecta tanto a la atención de los usuarios como a la exigencia y el bienestar de cada uno de esos animales, también puede afectar a la seguridad de los usuarios.

En muchos de nuestros proyectos además de los dos profesionales que desarrollan la sesión, contamos con una o varias personas más, profesionales o alumnos en prácticas, para ayudar a los usuarios a realizar los ejercicios, tomar anotaciones o imágenes para poder evaluar la sesión, facilitar las intervenciones inclusivas, …

¡Pero hay otros modos de trabajo! que pueden ser correctos siempre que quede justificado y sea de forma ética, profesional, con seguridad garantizada y con protocolos detallados de trabajo. La calidad debe ser nuestra máxima y hay que mostrar esos estudios rigurosos que abalen nuestra metodología.

“Vale, cumplo con los protocolos de las entidades internacionales de IAA, me he formado específicamente en IAA, hemos creado un grupo multidisciplinar de IAA y tenemos un animal seleccionado, educado, vigilado sanitariamente y evaluado su bienestar, ¿ahora ya estamos preparados para desarrollar IAA?”

Casi, ¡ya queda poco!. Además de todo lo mínimo específico para trabajar en IAA tendrás que cumplir otros requisitos.

 

Cuestiones que nunca deben dejarse de cumplir y que en todo momento debes estar en disposición de demostrar así como cada entidad que contrate servicios de IAA debería solicitar:

  • Alta en la seguridad social, como actividad profesional deberán estar al corriente todos los profesionales de tu equipo de IAA.
  • Las personas del equipo que no sean profesionales, como por ejemplo alumnos en prácticas, deberán estar al día con un convenio de colaboración entre la entidad de IAA y una entidad académica, que cubra todos los supuestos posibles para esos alumnos.
  • Seguro de responsabilidad civil de la entidad.
  • Seguro de responsabilidad civil de cada uno de los profesionales y no profesionales del equipo.
  • Seguro de accidentes.
  • Seguro de responsabilidad social para cada uno de los animales, específico para animales de trabajo, que cubra cualquier cuestión derivada de su trabajo en los centros en donde se realicen las IAA.
  • Además si tienes un centro propio deberás contar con un seguro del centro para la actividad específica, por ejemplo Espacio Ítaca somos un centro sanitario de psicología y por lo tanto tenemos la obligación de tener un seguro específico para nuestro centro así como informar a las autoridades públicas sanitarias de que en tu oferta de servicios se incluyen las IAA. Espacio Ítaca fuimos el primer centro sanitario en Aragón homologado para ello.
  • Certificados penales de cada uno de los participantes, para poder trabajar con todo tipo de personas (mujeres, menores, personas con diversidad funcional…)


¿Algo más a tener en cuenta a la hora de trabajar en IAA o de seleccionar a quién contratar?

Todo lo detallado en este artículo son solamente los mínimos indispensables, a partir de aquí siempre nos quedan otros aspectos que aportar y/o valorar:


 

En definitiva, las Intervenciones Asistidas con Animales (IAA) son un asunto muy serio y profesional, que requieren un alto nivel de especialización de quienes quieran dedicarse a ellas y ofrecen un alto nivel de exigencia de quienes las contraten.

Si quieres dedicarte a ello te animamos a hacerlo, de forma adecuada, ética y profesionalmente, la salud y bienestar de personas y animales debe ser la base del trabajo.

 

Y para acabar unos consejos como profesionales expertos en Intervenciones Asistidas con Animales (IAA):

Contrata siempre a profesionales que cumplan con todos los requisitos, que demuestren su formación y profesionalidad, que aseguren el bienestar de las personas y de los animales y que puedan garantizarte que lo que te ofrecen es lo mejor para los tuyos, no lo más barato.

¿Crees que quienes cumplimos todo lo expuesto en este artículo, que en definitiva solamente son los mínimos exigibles, además hay que valorar el buen trabajo que hay además de estos mínimos, podemos realizar nuestro trabajo gratis, a cambio de una merienda, a cambio de un saco de pienso o por un coste no económico?

La profesionalidad tiene costes, la calidad tiene costes, la legalidad tiene costes, la seguridad tiene costes y la experiencia tiene costes. Las IAA es un trabajo, término definido por la RAE como una ocupación retribuida, que a su vez retribución es el pago de algo.

Cada hora de trabajo real conlleva 3 horas de trabajo de todo el equipo, una de diseño y preparación, otra de desarrollo de la sesión y otra de reducción de estrés para los animales y evaluación de la sesión.

En Espacio Ítaca estamos de acuerdo con la frase de Steve Jobs “Estoy tan orgulloso de lo que no hacemos como de lo que hacemos”, para nosotros rechazar proyectos o propuestas que no cumplan con la calidad necesaria para los usuarios, los animales o los profesionales es tan importante como poner todo nuestro esfuerzo en los proyectos que sí pueden garantizar la calidad a la que todos deberíamos aspirar y también exigir.

 

Por lo tanto, di sí a las IAA y di no a las pseudo IAA y al intrusismo laboral que pone en riesgo a todos.

  • Las Intervenciones Asistidas con Animales nunca pueden ser a costa de ningún animal, su bienestar debe ser un objetivo imprescindible.

  • Cuando hablamos de terapia, por lo tanto pretendemos mejorar la calidad de vida de una o varias personas, no debe desarrollarse menoscabando la calidad de vida de otro ser vivo.

  • Cuando hablamos de educación, acción y efecto de educar, asistidos con animales, no debe realizarse incorporando a esa acción y efecto de educar animales con falta de bienestar, o lo que estaremos haciendo es educar en la falta de respeto hacia otras personas y hacia los animales.

  • Cuando hablamos de actividades, en las que buscamos objetivos principalmente lúdicos, deben ser lúdicas y beneficiosas para todos los participantes, personas y animales.

 

Para Espacio Ítaca únicamente son válidas las sesiones en las que los cuatro ejes participantes disfrutan de ellas: usuario/usuarios, experto, técnico y animal. Cualquiera de estos participantes que no acabe contento la sesión es una sesión mal diseñada y/o desarrollada, y la culpa nunca será del animal ni de los usuarios, sino de los profesionales.

Artículo redactado por Sandra Sáchez Muñoz, psicóloga experta en IAA y gerente de Espacio Ítaca y Raúl Hueso Miguel, técnico en IAA de Espacio Ítaca en febrero de 2017.

Todas las imágenes son de sesiones reales de Espacio Ítaca. En ellas aparecen además de Sandra Sánchez y Raúl Hueso, Nuria Embid Marco, trabajadora social experta en IAA, Sandra Gordillo González, psicóloga experta en IAA, Rumba y Salsa, perras de IAA y Reggaetona y Madalena, cobayas de IAA.

Autorizamos la difusión de este artículo siempre que se cite a sus autores. Para cualquier consulta puedes escribirnos a info@espacioitaca.com

 

Dejamos para finalizar una guía resumen con los mínimos que todo aquel que quiera trabajar en IAA debe cumplir y todo lo que debe exigir quienes les contraten.

 

 

  1. Lola Santamarta Reply

    Me parece estupendo.

    • espacioitaca Reply

      Muchas gracias por tu comentario Lola, nos alegramos de que te guste el artículo.

  2. Pingback: Espacio Itaca » Reunión con Turid Rugaas y membresía en la Pet Dog Trainers of Europe PDTE

  3. Pingback: Espacio Itaca » Propuestas para centros educativos, año 2017

Responder a Lola Santamarta Cancelar respuesta

*

captcha *